Mil emociones

EXPRÉSA-TE

No quiero perder ni un ápice de lo que era y esta sección fue el principio de esta web hace no tanto tiempo. Quiero mantenerla para no olvidar de dónde vengo.

Me

Mi, me, conmigo

Mis emociones rigen mi vida, son potentes, no les va las medias tintas.

Y a mis emociones les encanta jugar, como a mí.

emociones_oxigeno
Emociones_Pasión_amor_inquietud
emociones_amor_de_madre
emociones_alegría
emociones_vida_semilla
emociones_anhelos de adolescencia, ilusiones, expectativas
Emociones_Tierra_madre
Emociones_Libertad
emociones_alma
emociones_pasion
Emociones_embarcarcadero_calma, paz
emociones_belleza_sencilla
emociones_hermanas
emociones_oxigeno
Emociones_Pasión_amor_inquietud
emociones_amor_de_madre
emociones_alegría
emociones_vida_semilla
emociones_anhelos
Emociones_Tierra_madre
Emociones_Libertad
emociones_alma
emociones_pasion
Emociones_embarcarcadero_calma, paz
emociones_belleza_sencilla
emociones_hermanas
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Shadow

Unas me empujan hasta subir a las nubes, otras me susurran insistentemente "corre, vive" y, en rara ocasión, ganan las que me hacen bajar al subsuelo. Soy optimista por naturaleza.

Pero hay un par de ellas que persigo por las esquinas y se me esconden. Y el juego del escondite empieza a cansarme.

En algunos momentos ociosos, alguna me traiciona y se hace más fuerte, y sólo se quedan las que no dejan de darme la lata porque quieren seguir jugando conmigo.

 Entonces, hacen que aparezcan sentimientos que no quiero, que se quedan demasiado tiempo. Y me doy coscorrones por haberlo permitido. Al fin y al cabo, yo soy quien pone las reglas.

Necesito mis emociones, pero también me desbordan. Y, como dicen, si no puedes con tu enemigo, únete a él.


Para controlarlas he empezado por aprender a conocerlas mejor, a conocerme y a vivirlas. Pero también he aprendido, que debo poner orden en ellas ya.

Y una manera de hacerlo, es compartirlas. O al menos es lo que siento. Así que...

Aquí estoy, muy ilusionada por poder contar historias, mis historias.

A través de ellas quiero compartir estas emociones, mis principios y valores, en este camino donde al final debería alcanzar el equilibrio emocional.

Es un revulsivo al amasijo de emociones que me acompañan frecuentemente y me desbordan, y que a través de esta web, pretendo aprender a canalizar o a gestionar.

Eso sí, sin perder ni una sola de ellas, porque son mi esencia.

Confío en poder compartir mis inquietudes, pensamientos y tropezones con un poco de humor, y si te sacan una sonrisa, ya habrá un motivo más para seguir escribiendo.

También te invito a compartir las tuyas, si te apetece, obligaciones ni una.

Según wikipedia, esta la definición: "las emociones son reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos del individuo cuando percibe un objeto, persona, lugar, suceso o recuerdo importante. Psicológicamente, las emociones alteran la atención, hacen subir de rango ciertas conductas guía de respuestas del individuo y activan redes asociativas relevantes en la memoria".

¿Complicado no?

Pues sí, estoy segura de que ellas son las que alteran mi atención y probablemente sea el motivo por el que siempre he sido tan despistada.

Vivía en mi propia nube, en mis pensamientos mezclados con mis sentimientos, mis aspiraciones y mis expectativas del mundo. Con mis ganas de vivir aventuras, de sentir emociones distintas, fuertes, apasionadas. Y a la vez, de olvidar parte de la vida cotidiana. Déjame que te cuenta una anécdota rápida que nunca olvidaré:

Yo tendría unos 16 años y tuve una racha imposible. En los peores momentos, tuvieron lugar dos sucesos inolvidables:

El primero, que mientras estaba sentada a la mesa con mi familia, mi madre me preguntó por qué no comía después de unos minutos de estar sentada en la mesa, entonces me di cuenta de que me había olvidado de que tenía que hacerlo.

El segundo, que me fui a sacar a los perros a la calle, y después de cinco minutos, bajé de las nubes y me percaté de que sólo arrastraba las correas, mis perros estaban en casa.

Entonces, mi madre me llevó al médico, y me recetaron unas pastillas, para los trastornos de atención,  cuyo nombre 'Mentis' nunca olvidaré. Después de varios días detrás de mí para que me las tomara, finalmente, algo alterada soltó: '¡Claro, cómo te vas a acordar de tomarte las pastillas, si son para la memoria!. Nos echamos las dos a reír.

Soy madre y soy una persona responsable, cuando debo serlo. Cuando estoy sola es otro cantar. Menos mal que el cerrajero me sale gratis ;)

Tuve que desarrollar mi ingenio y utilizar trucos para intentar no olvidar nada. Además, ahora me concentro en lo que estoy haciendo, la mayoría de las veces.

Yo diría que estoy alrededor del 90% de éxito en esta tarea. No está mal, ¿verdad?

Aún estoy en el camino de no pelearme con ellas, esto nunca acaba del todo.

¿Me acompañas?

Una desilusión no es más que una situación

que te ayuda a salir del lugar incorrecto.

AUTOR DESCONOCIDO


He recibido este regalo que quiero compartir, porque no es mi voz, pero sí mis palabras. La emoción que he sentido al escucharlas por primera vez, es indescriptible. Esto sí me ha dejado sin ellas.

Audio de "Mentoría de Vida" en Ivoox

Te invito a escuchar 'Bitch" de Meredith Brooks

Más de mí. Mis valores, mis elementos y mi esencia. Todo lo que soy

... Más de mi

Mil emociones

Más de mí

Mujer orgullosa de serlo, con dos pequeños tesoros, cuarentañera, separada, trabajo a jornada completa más,

mis proyectosmi familia, mis perros, mi hogar

con unas cuantas taritas,

 las mil emociones que me acompañan

y los mil sentidos que necesito para no perderme.


No he terminado de reconstruir mi vida

y no sé si acabaré alguna vez,

pero ya he hecho lo más importante...

... conocerme.

Mil emociones

Adicta a las 'emociones'

adicta a las 'ilusiones'

adicta a 'mis hijos'

adicta a la 'pasión'

adicta a la 'risa'

adicta a la 'música'

adicta a los 'besos'

adicta a los 'sentidos'

adicta a la 'alegría infantil'

adicta a los 'abrazos' de verdad

adicta a la 'belleza sencilla'

adicta a la 'naturaleza'

adicta a las 'imágenes bonitas'

adicta al 'piel con piel'

adicta a 'tener lo justo'

adicta a 'deshacerme de anclas'

adicta a 'probar cosas emocionantes'

adicta a 'aprender'

adicta al 'riesgo'

adicta a la 'calma'

adicta a 'sentir'

adicta a 'viajar'

adicta a 'la velocidad'

adicta a 'mejorar' lo que sea

adicta a los buenos 'amigos'

adicta a la 'gente interesante'

adicta a 'sentirme realizada'

adicta a 'conocerme'

adicta a 'jugar' y no juzgar

Adicta a la vida.


Tierra y Agua

Mis elementos

La tierra y el agua han formado parte de mi vida desde siempre. Desde que me tiraba a la piscina antes de saber nadar, desde que me tumbaba sobre las flores antes de saber andar, desde que me gustaba bañarme cuando llovía después de visitar a las ranas en el lago, después de correr y jugar por el campo.

Son origen, naturaleza pura, vida, calma.

Esos elementos y los seres vivos, captados con sencillez, son Belleza y Arte. Esos que evocan olores, recuerdos, sentimientos felices y, en mi caso, también añoranza y nostalgia a veces.


Fuego y aire

Mi ser y mi anhelo


El fuego. Temerario, rápido y enérgico, también cálido. Luz y color. El que, a buenas, destruye lo malo, y es franco, directo y honesto. El que, a malas, lo destruye todo y me convierte en ogro. El que necesita agua o tierra para apaciguarse, el que brinda primavera y sueños.

El fuego me lo dio el nacimiento. Es mi ser inquieto, el que me roba la paciencia. Es el agua y la tierra lo que me trae calma y lo que necesito tener cerca.

El aire es aliento fresco, oxígeno. Es brisa y huracán, según su sino. No lo llevo dentro, no en vano lo admiro. Vuela libre y viaja a lugares donde nunca he estado. Limpia el mundo y se lleva todo lo malo.




Máxima de vida

Mi libertad acaba donde empieza la tuya

Paulo Freire

Desde la primera vez que la escuché hace muchos años se me quedó grabada y, en cierto modo es un pilar de vida.  Paulo Freire hablaba de opresores y oprimidos, pero para mí tiene todo el sentido del respeto a los demás. Cosa que hoy en día mucha gente parece olvidar escondiéndose en la libertad de expresión.

Reflexiones cortas

¿Cuántas veces te has preguntado si estás a gusto con tu vida? ¿Cuántas veces más vas a quejarte de ella antes de decidir mejorarla?

Por qué los hombres no entienden que nosotras también queremos lo mismo que ellos muchas veces, que es nada más que lo que tenemos.