Publicado el Deja un comentario

Hasta el infinito y más allá

Hasta el infinito y más allá

La decisión más difícil de mi vida

Queridos amores, mis tesoros. Ninguno entenderéis seguramente la decisión que he tomado.

A vosotros mis pequeños, mis amores, quiero deciros que para que una familia esté unida y feliz, todos los componentes de la familia deben serlo. Os quiero más que a mi vida, pero ahora siento que el camino de papá y de mamá deben ir un poquito por separado, aunque siempre estaremos cerca, pase lo que pase, porque somos vuestros padres y os adoramos los dos.

Pero eso no significa que no sea feliz con vosotros, mis niños. Papá y yo os queremos y siempre querremos lo mejor para vosotros, nuestros niños, nuestros amores. Queremos que seáis lo más felices posibles. Como los amigos, uno a veces se da cuenta de que necesita otro tipo de amigos, según la vida nos mueve en una dirección u otra.

No quiero que penséis jamás que no quiero a vuestro padre, ni que alguno de los dos tenéis algo que ver con esta decisión. Pero es momento de que ambos encontremos una persona que nos haga más felices de lo que intentamos hacernos ahora el uno al otro.

Me siento rota en estos momentos por tener que haceros pasar por esto, tanto a papá como a vosotros, pero confío en que algún día podáis comprenderlo y no me guardéis rencor. Y espero con toda mi alma que no os afecte demasiado. Papá y yo vamos a desvivirnos para que sufráis lo menos posible.

A ti, mi chiquitín, mi estrellita feliz, aún eres muy pequeñito, y aunque precisamente por eso seguramente te des menos cuenta, también te costará más entenderlo, pero confío en que con tus dos añitos, te acostumbres rápidamente a la nueva situación familiar.  

A ti, mi hombrecito, mi príncipe, seguramente te cuesta más que hagamos cosas por separado y a papá y mamá se nos parte el alma de saberlo. Ojalá pudiera ser de otra manera. Pero estoy segura de que eres fuerte y de que, poniendo papá y yo todo nuestro empeño para que sea lo más fácil posible para vosotros, lo superarás sin muchos problemas.

Papá, creo que eres una persona maravillosa, y me has querido y aguantado como nadie. Y te doy las gracias por ello y por los dos tesoros que son lo mejor de mi vida. Por todo ésto y los años compartidos, te quiero. Y deseo con todo mi corazón que encuentres a esa persona que sí pueda devolverte todo ese amor  y te haga feliz de verdad, más de lo que lo estoy haciendo yo. Creo que ahora mismo sería lo único que podría aliviar mi corazón: ver que tanto tú como los niños sois felices.

Has dado con una mujer muy complicada que siente que necesita otra persona a su lado. He perdido la ilusión, el enamoramiento, la pasión. Y no siento que sea capaz de recuperarlo. No quiero hacerte más daño. Esta vida es muy difícil y sé que en el fondo de tu corazón no querrías es que esté contigo así, aunque eso suponga romper la familia como la tenemos concebida. Espero y deseo con toda mi alma que los niños también lo superen fácilmente y todos nos acostumbremos a una nueva situación.  Y deseo que algún día podamos tratarnos tú y yo como buenos amigos.

Me duele el alma romper la familia de este modo. Me duele que sufráis, pero no sé hacerlo mejor. Creo que estoy haciendo lo que debo hacer. Yo también estoy sufriendo, por todos vosotros y también, aunque en segundo plano ahora, por lo que vaya a ser de mí. Siento que el suelo se tambalea bajo mis pies y voy a caerme sin saber lo que hay debajo. Nunca lo había sentido antes.

Me aterroriza no ser una buena madre, haceros daño, que me guardéis rencor. Me esfuerzo pensando en cómo vamos a hacerlo para que sea mejor para todos. Nunca imaginé que tendríamos que pasar por ésto, y desde luego, ésta es, sin duda, la decisión más difícil y dura de toda mi vida. Espero no encontrarme jamás de nuevo teniendo que tomar una decisión parecida.

Por eso, sólo espero que podáis comprenderlo y deseo con todo mi corazón que ésto sea un bache que pase rápido y sin grandes cicatrices. Os quiero muchísimo y no me cabe duda de que voy a poner todo mi empeño en ser mejor madre cada día, la mejor madre.

Quereros no es una opción, os querré siempre, pase lo que pase, y os daré todo mi corazón… ‘hasta el infinito y más allá’.

Con todo el amor de mi corazón, mamá.

Escrito hace dos años, en el momento más duro de mi vida.

mil emociones

 

0 shares

Esto es todo, por ahora. Puedes seguir leyendo otras historias más abajo o puedes pasearte por una de estas secciones:

Paseos

  • Más Me

  • Imágenes

  • Inspiraciones

  • Historias

  • Sección Ogro

Un poquito más de mi. Soltera, con dos peques, separada, cuarentañera, mis proyectos, mis perros, trabajo a jornada completísima,... muchas adicciones y unas cuantas taritas. 

Nota para mi madre: toca en la foto

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.